¿QUÉ HA REVELADO ARROKOTH, EL OBJETO MÁS LEJANO EXPLORADO POR UNA NAVE ESPACIAL?

Nuevas observaciones sobre el objeto más lejano y primitivo del Sistema Solar que jamás haya sido visitado por una nave espacial: Arrokoth, ofrecen una visión única de la formación temprana de nuestro Sistema Solar y quizás del planeta Tierra.

A principios del 2019, cuando la nave espacial New Horizons de la NASA pasó velozmente por Arrokoth, recolectó una cantidad vertiginosa de datos, los cuales se han colocado en tres artículos publicado en Science.

Por su parte, Bill McKinnon, científico planetario de la Universidad de Washington, autor principal del último trabajo, expresó:

«LOS HALLAZGOS REALIZADOS EN ARROKOTH SON TAN SIGNIFICATIVOS QUE EL EQUIPO DE NEW HORIZONS DEBATE SI SERÁN MÁS IMPORTANTES QUE EL PRIMER ENCUENTRO DE LA SONDA CON PLUTÓN EN 2015

Science Magazine

@sciencemagazine

 

The farthest, most primitive object in the ever to be visited by a spacecraft—a Object known as Arrokoth (2014 )—is described in detail in three new Science reports.
🚀https://fcld.ly/r10fbzb 
🚀https://fcld.ly/3gz4pq2 
🚀https://fcld.ly/varrccj 

Video insertado

104 personas están hablando de esto
 
¿UN CAMBIO EN EL ORIGEN DEL SISTEMA SOLAR?

Durante décadas, científicos han luchado con dos escenarios competitivos sobre cómo comenzó se formó el Sistema Solar.

En el primero, conocido como acreción jerárquica, supone que estos objetos (piedras, rocas) nacen de colisiones aleatorias de partículas, que se golpean con suficiente fuerza como para fusionarse las unas con las otras.

Gradualmente, durante millones de años, los planetas acumularon materia a través de colisiones aleatorias y contundentes.

Bajo un segundo escenario, conocido como colapso de la nube, ciertas regiones de la nebulosa tenían una mayor densidad de partículas y estos grupos fueron atraídos uno hacia el otro, hasta que colapsaron gravitacionalmente espontáneamente. 

Las colisiones fueron suaves y los planetas «nacieron en grande», con objetos de decenas o cientos de millas de diámetro emergiendo en cientos de años.

De acuerdo con, los últimos datos que arrojó Arrokoth le dan peso a este último escenario.

Si Arrokoth se hubiera formado a partir de fragmentos que se unieran desde diferentes partes de la nebulosa, habría mostrado más evidencia de impactos, dijeron los investigadores.

«No hay evidencia», escribió el equipo en su artículo, «de evolución colisión heliocéntrica, de alta velocidad, o cualquier impacto catastrófico (o sub-catastrófico) durante su vida útil … En cambio, concluimos que sus dos lóbulos se unieron a baja velocidad, no más de unos pocos metros por segundo y posiblemente mucho más lentamente”.

Esto sugiere que los dos lóbulos se formaron en la misma parte de la nebulosa solar: la nube de gas y polvo que formó el Sol y los planetas.

NO TODO SE FORMÓ DE UN CHOQUE VIOLENTO

Finalmente, el profesor Andrew Coates, jefe de ciencias planetarias en el Laboratorio de Ciencias Espaciales Mullard, University College de Londres, dijo: 

«Estos resultados muestran una clara evidencia de que los dos lóbulos de Arrokoth se unieron muy suavemente y atascados, a un ritmo rápido y humano de caminar en la Tierra, en lugar de en una colisión a alta velocidad.

«Aunque hay evidencia de colisiones más rápidas en el Sistema Solar interior más tarde, como cuando la Luna se formó a partir de un objeto grande que golpeó la Tierra, este trabajo muestra que las interacciones mucho más lentas y más dignas fueron importantes y comunes en la historia más temprana del sistema solar

New Horizons se lanzó en 2006 y realizó un estudio de sobrevuelo de seis meses de Plutón y sus lunas en 2015, antes de encender sus motores para girar su trayectoria hacia Arrokoth.

Dato extra

Conocido previamente como Ultima Thule y rebautizado para evitar asociaciones con la Sociedad Thule −organización patrocinada por Adolf Hitler−, Arrokoth es el objeto más lejano jamás estudiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *